4º ESO 2021/2022

En el 2021/22 han titulado 48 alumnos (84%)  de los 57 que cursaron 4ºESO.

 

EBAU 2021/22

En la ordinaria de 2021/22, aprueban la EBAU los 46 alumnos que se han presentado (100%). 

Estos alumnos han conseguido una media de 7,542. 

De los matriculados en 2º Bachillerato titulan todos excepto uno.

Uncategorised

Los alumnos del  IES Celso Díaz decoraron árboles navideños deseándonos a todos un feliz y próspero 2015. 



Nuestro instituto ha sido uno de los ocho centros educativos riojanos presentes en la jornada promovida por el Consejo Escolar de La Rioja bajo el lema “Escuelas de éxito”. Cuatro colegios y cuatro institutos, entre ellos el nuestro, expusieron ante los principales responsables de la educación en nuestra comunidad autónoma (entre ellos, el nuevo Consejero de Educación, Sr. Abel Bayo), el resultado de las experiencias educativas que les han hecho merecedoras de tal distinción.  El proyecto que dio lugar a nuestro libro “Todos cuentan” recibió el aplauso de los asistentes por su carácter innovador, efectivo, sostenible y aplicable en otros centros.                                                           Mª José Cano

Conmemoración de una tragedia. Defensa del valor cultural

Un año más, desde del Proyecto de Innovación de Bibliotecas, rebautizado este año como CELSOTECAS, hemos querido celebrar el Día Internacional de las Bibliotecas Escolares, puesto que consideramos que son nuestro espacio de conservación del conocimiento y, en nuestro instituto, un catalizador de la vida cultural. Pero, ¿por qué se celebra este día?, ¿por qué un 24 de octubre?

Poca gente sabrá que esta efeméride resulta trágicamente curiosa: desde 1997 se promueve esta celebración en recuerdo del incendio de la majestuosa Biblioteca de Sarajevo durante el conflicto de los Balcanes un 24 de octubre de 1992. Sorprendentemente, el hombre que ordenó el ataque fue un profesor de Literatura, especializado en Shakespeare, un usuario habitual de esta joya arquitectónica, de una exquisita formación cultural, llamado Nikola Koljevic. Reconvertido número dos de la formación ultranacionalista serbia que dirigía Radovan Karadzic durante la implosión de la antigua Yugoslavia.

Koljevic amaba los versos universales y la magia de las palabras, pero como sucede a menudo, sucumbió ante el fanatismo político y la idealización de un estado serbio incompatible con la “impureza” de la hermosa 

Sarajevo, la que había llegado a ser segunda capital del Imperio Otomano, donde los bosnios musulmanes y los croatas católicos en los años noventa eran mayoría. El estilo oriental de la biblioteca era una manifestación evidente de esa “impureza”, y así se justificaba su destrucción.

Tras el dramático ataque, se utilizó el término memoricidio para definir la destrucción de la memoria y el tesoro cultural del “otro”, del adversario, del enemigo.

En palabras de Lucía Domínguez, experta en Biblioteconomía, “bibliotecas públicas, privadas, universitarias, especializadas, escolares, nacionales, móviles… Todas ellas albergan grandes tesoros, y destruirlas o no protegerlas, que viene a ser lo mismo, es un memoricidio a pequeña o gran escala. Y una de las mejores maneras de protegerlas es darlas a conocer, abrir sus puertas, mostrar sus rincones más escondidos, extraer sus documentos de los fríos estantes y ponerlos en manos de los lectores. Y, sobre todo, hablar y hacer que se hable de ellas”.

Por eso desde el IES Celso Díaz consideramos importante conmemorar este día, así como las sucesivas actuaciones que llevaremos a cabo durante todo el curso, con las palabras como eternas y queridas aliadas.                      

                                                                                                   Alfonso Laguna  (Responsable de  la Biblioteca)


El día 29 de octubre, a las 12:00 h.,  en uno de los patios del edificio  Isasa, el IES “Celso Díaz” ha conmemorado esta fecha  entonando el Himno de la Biblioteca,  interpretado  por profesores y alumnos  con el acompañamiento de las flautas bajo la batuta de nuestra compañera Ana Belén Cristóbal. En esta ocasión, el himno se enriqueció con una estrofa interpretada en alemán por el grupo de alumnos al que el profesor Andrés Rubio imparte clases de ese idioma.


El tiempo no se  escribe de alfa a omega, las manecillas retroceden,  los minúsculos granos de arena ascienden. Blanco y negro, negro y blanco, blanco y negro… y se hizo el color, Svetlana,  Lucía en ruso, la lux latina, la búsqueda…


Dos jóvenes hablan, no se interrumpen, integran y complementan sus aseveraciones. Están sentados, reflexionan, meditan, inspiran e expiran el pensamiento, paladean y  degustan la palabra.


Un corto sorprendente.Un corto exigente. Un corto excelente en la trayectoria de estos jóvenes. Un corto que  da un paso de gigante en la selección de imágenes, en la calidad de la fotografía, en el doblaje, en un audio muy cuidado. Un corto de un guión tal  que quieres volver a verlo para ensalivarlo,  para saborearlo e incluso sazonarlo porque nada de lo humano le es ajeno. Un corto de guiños a la historia del cine. Un corto del que los profes dicen “mereció la pena…”

La Delegación de Entreculturas en la Rioja se propuso  llevar una Silla Roja a cada centro educativo de la Comunidad Autónoma de febrero a noviembre de 2014. El próximo 27 de octubre le toca el turno a nuestro centro; nos traerán una Silla Roja y luego trabajaremos en las aulas con nuestros alumnos para concienciarnos  de la importancia de garantizar el acceso universal a la educación.

Será una silla roja vacía, una silla solitaria, una silla triste… Una silla que espera a cualquier niño o niña de esos cincuenta y siete millones de niños y niñas que quisieran ocuparla, pero no pueden ir a la escuela, una silla que reivindica el derecho a una educación de calidad para aquellos desplazados, refugiados o migrantes que, aún escolarizados, salen del colegio sin adquirir los conocimientos más básicos, como leer y escribir. Una silla que nos invitará a la reflexión, 

una silla que sensibilizará a grandes y pequeños sobre este problema social, una silla que despertará el valor de la solidaridad, una silla que nos hará sentirnos incómodos en las nuestras, una silla que clama justicia.